Visitar Ronda y mis cinco mejores momentos

¡Hola!

Soy una chica del norte de Inglaterra y vivo actualmente en el sur de España. Es por este motivo que quiero escribir sobre lo que ha sido para mí visitar Ronda y mi primer mes viviendo en esta ciudad así como contar algunas de mis experiencias. Clasifico en cinco partes los distintos motivos que hacen de mi viaje y de visitar Ronda algo especial. ¡Diviértete!

El idioma

El idioma, me parece un buen sitio para comenzar ya que esta fue la razón por la que quería visitar Ronda. Cuando llegué, pensaba que lo que aprendí en mi universidad hace dos años, lo que oía no era español y ¡qué fuerte, la gente hablaba con acento andaluz! Afortunadamente, mis oídos se sintonizaron con este acento y empecé a entender esta manera de hablar (¡Uf!). Al principio, mis respuestas eran solamente tres palabras ; “Vale, bien” and “sí’ y cuando mi cerebro no funcionaba, usaba “¿qué? pero me gusta pensar que me comunicaba mucho más con estas palabras fundamentales. Te cuento un secreto, espero hablar con acento andaluz cuando me vaya de Ronda. Además, mis clases de español en Entrelenguas me ayudan mucho, hace un mes que llegué aquí y puedo ver mi progreso en español, ¡y mis repuestas son más largas!

El clima

“¿Vas al sur de España? Ten cuidado con el sol!» es lo que mi familia y mis amigos me dijeron antes de que llegara Ronda, y yo los creí. Pensaba, como todos los ingleses que llegan en avión con una brisa caliente y agradable, que el problema principal sería qué sabor de helado quería comer. Por supuesto, será verdad, pero en junio o julio. Se me olvida que España tiene invierno como el resto de Europa. He visto todo tipo de tiempo atmosférico en Ronda… lluvia, aguanieve, granizo, sol, trueno y rayo… cualquier cosa que quieras nombrar, lo habremos tenido seguro climatologicamente hablando. ¡Qué tiempo más loco! Aunque no sea como había imaginado, y claro que no estaba preparada (mis vestidos me esperan en el armario) te lo confieso, me gusta este tiempo, me recuerda a Inglaterra y así puedo ver visitar Ronda a través de muchas perspectivas. Lucy (mi compañera) y yo compramos bolsas de agua caliente, polares y lo más importante, un hervidor de agua (a kettle) porque, somos inglesas y nos encanta el té para estar felices y para entrar en calor con el frío por las mañanas.

Me gustaría lanzar un grito a favor del paisaje. En Inglaterra, vivo cerca del mar entonces ir a Ronda era un cambio muy grande para mí. Me encanta mi caminata matutina (a excepción de la colina ENORME que pone a prueba a mi nivel de aptitud cada día) porque puedo apreciar unas vistas magníficas. Me compré un mapa porque ¡estoy deseando explorar la región!

La comida y la bebida

Soy una foodie: no como para vivir, sino que vivo para comer. Te lo confieso, no soy una buena cocinera; ¡ey! Soy estudiante, ¿qué más puedo decir? Pero estuve trabajando durante cuatro meses en una escuela de cocina y te mentiría si te digo que no estoy interesada en aprender a cocinar. Lo que hago muy bien es apreciar y saborear la comida. En realidad, Ronda me ha dado la posibilidad de probar cosas por primera vez como los churros, el chocolate caliente (el blanco está buenísimo), la paella, las tapitas, los montaditos y los molletes (like a bap) con jamón,  aceite y tomate, acompañado de un café y un zumo fresco.

¡Creo que debería hacer ejercicio pronto! Lucy y yo hemos decidido comprar un libro de recetas para preparar algunas recetas en nuestra cocina mientras que practicamos español también. ¡desearnos suerte en esta aventura!

La gente y los perros

No sé el estereotipo que tenéis sobre los españoles pero para mí, es que están locos por el flamenco, son todos amables y siempre están de fiesta. Los dos últimos son verdad. Nunca habría imaginado que los españoles fueran tan amables y además, desde que llegué, he tenido solo conversaciones positivas. Todos, tanto si necesitas ayuda para buscar un piso o una recomendación para comer, te ayudán sin importar nada. Esto hace que Ronda tenga un buen ambiente para aprender español. Quiero mencionar a los perros también, lo que me gusta de Ronda es la cantidad de perros  que hay en las calles. Me encanta que Entrelenguas dé la bienvenida a los perros para que pueda abrazarlos cada día.

¡No hay semáforos!

Hay muchas cosas de las que me estoy dando cuenta desde que llegué a Ronda que son muy diferentes a mi vida en Inglaterra. La primera cosa de la que te darás cuenta cuando decidas visitar Ronda será que, no hay semáforos en ninguna parte, y ¿por qué? Las calles están conectadas por una red de ángulos rectos y cruces peatonales con alguna rotonda ocasionalmente y a veces un policía quien dirige el tráfico. ¿Cómo sabes cuándo continuar o parar? ¿Son las calles de sentido único? También, los cubos de basura son maravillosos. Para mí, es normal ver y oler los cubos de la basura verdes y grandes en la puerta de mi casa en Inglaterra pero aquí al final de mi calle hay estos cubos de basura subterráneos que se sitúan en la calle haciendo que la calle no parezca sucia, ¡qué increíble! Estoy fascinada con ellos. Finalmente, se nota que los sobres de azúcar son grandes. No son tan grandes en Inglaterra, de hecho, ¡un cuarto de los sobres de azúcar aquí es igual a un paquete entero en Inglaterra!

En definitiva, ha sido un primer mes muy emocionante para mí y ¡me muero de ganas por disfrutar de estos meses que me quedan aquí! Si estás pensando en visitar Ronda, no lo dudes. Te lo recomienda una inglesa.

Deja un comentario

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email
Share on print
X