Visitar Ronda en un día

¿Cómo visitar Ronda en un día

Un día es muy poco tiempo para visitar Ronda pero, aún con este corto plazo, puedes hacerte una buena idea de lo que la ciudad te puede ofrecer – ¡solo si sabes planificar el tiempo! Si tu plan es visitar Ronda en un día, este artículo está hecho para ti.

El Centro Moderno 

Si vienes a Ronda en autobús, llegarás directamente a la parte más moderna de la ciudad.
Lo primero que deberías hacer es llegar al centro y caminar por la calle Espinel, conocida entre los locales como Calle la Bola, que es la calle principal del barrio moderno. En esta zona,
encontrarás un sinfín de restaurantes, tiendas y bares que forman parte del centro comercial de Ronda. Esta misma calle desemboca en el parque de la Alameda del Tajo, que data de principios del siglo XIX, donde puedes encontrar unos de los miradores más famosos de Ronda. Este paseo lleno de álamos (de ahí el nombre Alameda) también rodea la plaza de toros más antigua de toda España.

Visitar Ronda en un día | El Puente Nuevo

Si sigues recto, podrás llegar en unos minutitos a la Plaza de España donde se ubica el monumento que se convirtió en uno de los símbolos físicos más emblemáticos de Ronda: El Puente Nuevo. Por su impresionante altura de casi 100 metros, se eleva encima del río Guadalevín y fue construido a mediados del siglo XVIII para conectar las dos partes de la ciudad. 

Visitar Ronda en un día

El Barrio San Francisco y La Hoya del Tajo

Cruzando el desfiladero del Tajo, el viajero podrá entrar en la medina de Ronda. Este maravilloso casco histórico fue construido en lo alto de un acantilado y alberga una riqueza increíble llena de monumentos antiguos. Si sigues por la muralla, llegarás al famoso Barrio San Francisco, donde podrás comer un desayuno típico, tapas u otras raciones antes de bajar por un sendero en el valle de la Hoya del Tajo para disfrutar un poco de la naturaleza que rodea Ronda y de unos paisajes que te dejarán sin palabras.

viajar a Ronda
El Casco Histórico

Después de esta corta escapada hasta el campo, la próxima etapa de nuestra guía para ver visitar Ronda en un día sería hacer una visita u otra actividad guiada alrededor de la tradición culinaria rondeña, o bien explorar el centro cultural de la ciudad con mayor profundidad. Si eliges la segunda alternativa, estará muy bien si te das un paseo por las callejuelas blancas del centro histórico para visitar algunos sitios de interés. Por ejemplo, no deberías dejar escapar la oportunidad de visitar el museo Joaquín Peinado, en el que se exponen los cuadros del famoso pintor que le da nombre al museo e incluso algunos Picassos. Tampoco puedes olvidarte de las ruinas de los baños árabes, cerca de una de las antiguas entradas del casco histórico de Ronda. Y ya que estarás cerca, podrás echar un vistazo al Palacio Mondragón, en el centro de la fortaleza mora del Almocábar, para ampliar tu conocimiento sobre el maravilloso estilo arquitectónico andaluz de Ronda. Si aún te queda tiempo después de este intenso programa, y si sientes que tienes más ganas de seguir descubriendo los secretos de la medina, tienes que ir a la Casa del Rey Moro. Pero te advertimos, que quien avisa no es traidor: tendrás que bajar 230 escalones directamente anclados en la pared rocosa de la montaña para llegar hasta el fin de la visita. La bajada empieza con terrazas y jardines y termina en el fondo de la Mina de Agua, que estaba, antiguamente, vibrando con los esfuerzos y el sudor de los esclavos que eran los encargados de llevar el agua a los apartamentos del Rey Moro. 


Un día es muy poco tiempo para visitar una ciudad. Sin embargo, si al final has podido visitar todos estos lugares, ¡enhorabuena! Habrás completo tu misión de ver
Ronda en un día. Tendrás una idea más clara de qué pasa a lo largo de un día típico en Andalucía. ¿Y quién sabe? Tal vez, esta fenomenal experiencia hará que tengas más ganas de quedarte unos días más en este encantador pueblo blanco porque no hay nada mejor que, cuando quieres experimentar un lugar nuevo, hacerlo con la filosofía del “Slow Travel”. De esta forma, se aprecia el verdadero encanto de un lugar, y uno se acostumbra a llevar la misma vida que los locales.

Escrito por @Arthur Boureau

Deja un comentario

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email
Share on print
X