Tres formas de turismo bajo la misma filosofía, el turismo slow.

Cuando hacemos un tour o una actividad de ocio durante un viaje, nos gusta sentir que estamos en las mejores manos. Las empresas de turismo tienen la especial habilidad de moldear e inmortalizar los recuerdos del lugar que descubrimos con ellos, así que es esencial que cuenten no solo con el conocimiento de la historia y las curiosidades del destino, sino también con el amor hacia el mismo. Solo así podrán garantizar una experiencia genuina e inolvidable. En Ronda, el nombre de esa empresa es entrelenguas: bajo el mismo nombre mezclan turismo naranja, de ocio e idiomático para recibir clientes con distintos intereses, pero siempre bajo la misma filosofía, el Slow travel. Llevan a los viajeros a rutas cuidadosamente diseñadas y comparten con ellos su pasión por lo local y la comunidad, enseñan español en un ambiente distendido y organizan eventos de calidad fomentando la oferta cultural en Ronda. Hoy, este centro de inmersión cultural nos habla más sobre su enfoque Turismo Slow y los porqués de su pasión por su trabajo.

¿En qué habéis basado vuestra actividad como profesionales del turismo?

Por lo general, todas las personas son apasionadas de los viajes. Viajar es una liberación de la rutina diaria y supone el momento de descubrir cosas y lugares lejos de casa. En definitiva, viajar es sinónimo de felicidad. Siempre hemos sabido que nuestra rutina y nuestra profesión debían de estar próximas a este sentimiento de desconexión que viven los viajeros.

 

¿Por qué es importante comenzar a participar del movimiento Slow travel?

 

El sector turístico ha venido evolucionando demasiado tiempo sin ningún tipo de control. Únicamente se han tenido en cuenta los factores económicos sin caer en los inconvenientes que el turismo puede ocasionar. Esto ha llevado no sólo a la masificación urbanística de los principales lugares turísticos, sino también a la desaparición de la autenticidad de los destinos por la correspondiente exclusión de los factores sociales y medioambientales.

El mal uso del sector hace que cada vez más sean otros lugares los destinos potenciales de los viajes dada la autenticidad que todavía esconden, pero también que surjan nuevas tipologías de turismo como el Slow tourism, como una nueva motivación y esperanza para los viajeros. Hoy por hoy, el viajero busca la autenticidad en el destino turístico y lo que es más importante, tener el tiempo suficiente para descubrirlo. Los intereses de las personas cambian y con ellos el sector del turismo evoluciona hacia nuevas direcciones donde el factor tiempo tiene un valor muy importante. Cada vez más, los viajes persiguen una filosofía que aboga por integrarse en el lugar de destino, comunicarse con sus habitantes y formar parte de sus costumbres y donde la experiencia durante el viaje determina la calidad del mismo.

En definitiva, el Slow tourism que fomentamos en entrelenguas es clave para la consecución de los intereses que buscan nuestros clientes. Vivir el destino como lo hacen los locales y dejar de lado el término turista por el de viajero es la tendencia actual donde se busca la inmersión a través del contacto con el lugar y de la cercanía a las personas. En entrelenguas trabajamos para que las experiencias ocurran, facilitando al viajero el contacto con la comunidad.

 

¿Por qué empezasteis a basar vuestro trabajo en el turismo alternativo?

 

Hemos tenido la suerte de formarnos en una época de constantes cambios lo que me ha permitido observar el sector con otros ojos. Siempre supimos lo importante que es el turismo para la economía local, pero algo de lo que nos dimos cuenta fue de la importancia que tiene para los destinos el que se hagan bien las cosas. Desde siempre nuestra actividad profesional ha tenido un contacto directo con los viajes. Mar se formó en turismo idiomático con la enseñanza de español, Javier con el turismo cultural y yo (Alex) empecé a trabajar con grupos guiados por España como guía turístico.

Durante un tiempo trabajamos por igual en el extranjero cada uno con su profesión, organizando viajes con estudiantes de español en el caso de Mar, viajes organizados de ski y rutas guiadas en mi caso, pero fue viajando donde supimos que la actividad de nuestro centro estaba relacionada de forma obligada con la sostenibilidad y el Slow travel.

 

¿Cómo son los tours para viajeros que ofrecéis en Entrelenguas?

 

Los Ronda Tours que ofrecemos en el centro favorecen el contacto con la población local y el respeto de unos valores básicos de sostenibilidad, ya que consideramos que el movimiento Slow favorece el turismo sostenible de la localidad. Consideramos fundamental respetar a la comunidad no haciendo un uso abusivo de los recursos ya que el turismo provoca rechazo cuando afecta a la calidad de vida de los autóctonos.

Por otra parte, la tradición, el producto local y natural u orgánico, así como los grupos reducidos son la clave de la actividad de turismo de ocio que ofrecemos en nuestro centro. Los tours que ofrecemos fomentan una filosofía Slow travel que favorece el contacto con la población local y consigue así la inmersión del viajero durante su estancia. Nuestro objetivo es que los viajeros se sientan como en casa y disfruten de todo lo que Ronda tiene que ofrecerles a partir de la cercanía y la familiaridad.

2 comentarios en “Tres formas de turismo bajo la misma filosofía, el turismo slow.”

Los comentarios están cerrados.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email
Share on print
X