Programa de inmersión de español

Yo soy estudiante, y actualmente estoy de prácticas aquí con Entrelenguas. Mi vida se ha convertido en un gran programa de inmersión
de español. ¡Un gran reto, sin duda! Tengo la impresión de pasar toda la vida estudiando español, empezando por los juegos de lenguaje tontos del cole y avanzando hasta las clases magistrales de filología española tan complejas de la universidad. Ahora, es curioso, y a veces conmovedor, observar a los demás emprendiendo su propio viaje con el castellano. Aunque suele dar vergüenza pensar en cuántas personas hablan español en el Reino Unido comparado con cuántos españoles saben inglés, aquí en Entrelenguas, es encantador poder conocer a tantos estudiantes de español valientes, preparados para dedicarse a la gran hazaña de aprender español en España.

Estudiar un idioma es incomparable con otra disciplinas académicas; es casi un requisito que te pongas en ridículo si quieres mejorar. Efectivamente, si estás aprendiendo español en España, la enseñanza no para al cerrar la puerta de la aula: te sigue en la calle, en la frutería, la farmacia, el bar. Observar y tomar parte en esos dialoguitos cotidianos en castellano me hacen reflexionar sobre mi propia experiencia como estudiante de español.

Algo de lo que me he dado cuenta, es que asistir a una clase de español no supone lo mismo que vivir una vida en español. Siempre estás a salvo en el entorno educativo de la clase, siempre apoyado por la paciencia indefatigable de tu profesor, de modo que es muy fácil sentirte a gusto en el idioma. Importa un pepino que tomes o un segundo o diez para conjugar el verbo estar en el pretérito indefinido, y siempre que te olvidas del género de un sustantivo, tienes un experto a tu lado para meterte en el buen camino. Aunque puede que los nervios te agobien si te piden expresar una opinión personal, puedes sentirte seguro sabiendo que hay poco en juego si te equivocas.

Aquí, miro del programa de inmersión de español para adultos y me admiro de la autoconfianza que tantos traen consigo. No es de extrañar que los progresos que hacen en una semana son tangibles. Tienen cuatro horas de clase al día (días laborales) durante su estancia, y se notan las ganas que tienen para servirse de lo aprendido con su familia anfitrión en la escuela, y viceversa. Espero que entiendan que un curso intensivo es como un intenso programa de ejercicio: haces un montón de progreso, pero a no ser que mantengas ese nivel de aptitud física, se te va. Obviamente, este problema no existe para los expatriados aquí. Aquellos que aprenden español en la escuela de idiomas hacen clases semanales qué son, de manera inevitable, consolidadas por el mundo que les rodea.

Sin embargo, a menudo noto que ellos se enfrentan al problema contrario: su contacto constante con el idioma hace las veces de una sobrecarga castellana, y aquí, rodeado por las peculiaridades de los acentos y ritmos de habla andaluces, falla su confianza en la materia
enseñada en clase. Se olvidan de todo lo que van aprendiendo de forma inconsciente, y siempre subestiman su nivel real en español. La auténtica inmersión de español cuesta, pero vale la pena. Se suele mal entender el concepto de la inmersión de español. A menudo no es tan gratificante como uno piensa, sobre todo al averiguar que cuanto más sabes, más cuenta te das de lo que no sabes. Los programas de inmersión en español son justamente eso: programas, con un comienzo y un fin. Sin embargo, son un paso hacia delante. ¿Cuántas personas hablan español en las aulas pero se flipan cuando van a España y ver que es una cosa completamente diferente? Pero es allí donde se realiza una educación verdadera en la lengua.

Estés donde estés en tu camino personal con el español, los programas de inmersión de español son una manera genial de mezclar el apoyo de un entorno educativo y la experiencia que viene de estar en el país. ¡Les saco el sombrero a los estudiantes que cruzan nuestra puerta con sus cuadernos, lápices y ganas de aprender!

Deja un comentario

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on email
Share on print
X